Sin “briefing” no hay diseño

Sin “briefing” no hay diseño

Contar con un buen briefing o programa es algo por lo que cualquier profesional del diseño podría llegar a cometer actos verdaderamente atroces. ¿Por qué nos encantan los buenos briefing? básicamente porque sin ellos el diseño no tendría sentido. Limitan, definen y ayudan a modelar nuestro trabajo.  Lo que a primera vista parece algo tan básico como un documento guía que reúne los aspectos fundamentales del encargo, es en realidad un gran aliado y arma de doble filo capaz de mandar al traste la bonita relación cliente-diseñador.

diseno_comunicacion_vandba

No soy diseñador ¿De qué demonios estamos hablando?¿qué es el “brifin” y para qué lo necesitamos?!

Como comentamos dos líneas más arriba, el “brifin” es el documento que todo diseñador debe tener en sus manos antes de comenzar cualquier proyecto (esto es tanto para arquitectura, interiorismo, diseño gráfico, industrial, diseño web, programación, etc..).  Es la pieza fundamental sobre la que se asienta cualquier proyecto de diseño a medida. No es su filosofía, si ni sus ideas rompedoras (que también); en él se reúnen los famosos “qué, cómo, cuándo, por qué y para qué” y tanto al cliente como al diseñador les ahorra tiempo y posibles quebraderos de cabeza a la hora de proyectar, ya que afianza y muestra al desnudo las necesidades y características reales del encargo.

¿Cómo cliente, para qué me sirve el briefing?

Te resultará útil tanto para afianzar conceptos acerca de tus necesidades como para definir objetivos, aclarar ideas o establecer un margen de presupuesto a asumir. Por otra parte, al tratarse de un documento escrito, ahorrarás tiempo en reuniones con el diseñador, pues se presupone que ambas partes conocen perfectamente el proyecto.

¿Y al diseñador?

Lógicamente para conocer el encargo y trabajar en torno a las necesidades reales del mismo. Sorteando distracciones y a través de un concepto forjado por el conocimiento de los límites del proyecto, el diseñador escogerá el camino más adecuado para desarrollar su propuesta creativa. A través del briefing el diseñador conocerá la empresa, su oferta, su mercado o su estrategia, así como sus fortalezas o debilidades. Es un buen punto de partida para poder realizar una estimación del coste real del proyecto y establecer los tiempos de entrega.

Bum! Ahora ya sabes qué es un briefing. Algo sencillo, ¿verdad? Acuérdate de su importancia a la hora de realizar un encargo a tu estudio de diseño o arquitectura de confianza. Recuerda: las necesidades de tu proyecto, detalladas y por escrito. Tener el briefing a mano a la hora de revisar el material propuesto por el equipo creativo te ayudará a tener una visión clara y objetiva de lo que tu proyecto necesita. ¡Que no te den gato por liebre!

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *